𝐏𝐢𝐳𝐳𝐞𝐫𝐨 𝐚𝐫𝐭𝐞𝐬𝐚𝐧𝐚𝐥 𝐛𝐮𝐬𝐜𝐚 𝐫𝐞𝐢𝐧𝐬𝐞𝐫𝐭𝐚𝐫𝐬𝐞 𝐚 𝐥𝐚 𝐬𝐨𝐜𝐢𝐞𝐝𝐚𝐝

Actualizado: 15 ago 2021

Un joven privado de su libertad armó su propio emprendimiento de pizzas pre horneadas en la granja penitenciaria “Ko’ê Pyahu” y vende a escala mínima por delivery, buscando sobresalir y reinsertarse a la sociedad.


Diego es un joven de 29 años privado de su libertad, que busca reinsertarse a la sociedad vendiendo pizzas artesanales desde su emprendimiento en la granja penitenciaria “Ko’ê Pyahu”.

Fue alumno de un chef camarada de la Penitenciaría Regional de Emboscada (antigua) y llegó a cocinar como ayudante en el rancho para más de 1.300 personas por turno.


Hoy en día lleva seis meses de trabajo en la granja y heredó el predio de la panadería de una persona privada de su libertad saliente, con una amasadora, refinadora, estufa, horno y cámara refrigeradora.


Las pizzas de ocho porciones salen con sabores tradicionales de mozzarella (G. 13.000), jamón y queso (G. 15.000), pepperoni, napolitana, catupiry y choclo (G. 18.000). Los insumos llegan por encargo, salvo la albahaca fresca, producto de la propia huerta de la granja que puede acompañar los pedidos a elección de la clientela.


Siento una gran pasión haciendo pizzas y quiero dedicar mi vida a esto; tuve que llegar a prisión para descubrirlo. En mi acercamiento a la cocina hubo dos grandes maestros en intramuros que me traspasaron secretos sobre recetas saladas y panadería”, manifestó Diego.


FUENTE: UNICANAL

2 visualizaciones