Fábricas que falsifican cigarrillos paraguayos, un gran problema económico para Brasil

El año pasado, la Policía del Brasil descubrió nueve fábricas clandestinas que falsificaban cigarrillos de marca paraguaya, para venderlos internamente y hasta exportarlos. Hoy las autoridades debaten cómo combatir el problema que ocasiona grandes pérdidas económicas para el fisco del vecino país, puesto que el producto ilegal representa el 49% del consumo brasileño.

Fábricas clandestinas instaladas con una logística impresionante, con instalaciones bajo tierra y búnkeres donde tenían a los trabajadores prácticamente esclavizados, han sido descubiertas por la Policía Federal del Brasil el año pasado. Según publicó ayer “Folha de São Paulo”, solo en el 2021 se descubrieron nueve instalaciones ilegales donde se producían cigarrillos de marca paraguaya.


Las marcas de cigarrillos de origen paraguayo se instalaron con fuerza en el vecino país, por lo cual bandas delictivas empezaron a fabricar de manera totalmente irregular copias falsificadas. De esta manera, evitan los impuestos, que según dicho medio pueden superar hasta el 90% del valor del envase en Brasil. Mientras que en Paraguay supera apenas el 18%.


Con las fábricas, se evitan las incautaciones de productos de contrabando que vienen detectando en ruta y de manera masiva. Solo en el primer semestre de 2021, la Secretaría de Ingresos Federales incautó más de 7 millones de paquetes de cigarrillos en las carreteras del estado de São Paulo.


Nueve fábricas descubiertas el año pasado.

Según se destaca en el portal de noticias de Brasil, se estima que las nueve fábricas ilegales descubiertas el año pasado produjeron 5.300 millones de cigarrillos de marcas importadas como Eight, Gift, Palermo y Club One.


Las instalaciones tenían sistemas muy sofisticados, aislamiento acústico y hasta ascensores, pues las instalaciones estaban bajo tierra. También tenían un búnker, donde vivían de manera casi esclavizada numerosos trabajadores y salidas de emergencia en caso de allanamientos.


Millonarias pérdidas para Brasil.

El creciente contrabando y la fabricación clandestina ocasionan pérdidas de millones de dólares cada año, solo en el mercado del cigarrillo, para el Brasil. Sólo en 2020, hubo más de 10.000 millones de reales en pérdidas fiscales.


Los productos producidos ilegalmente no solo eran distribuidos dentro del país, sino que también eran exportados al Uruguay, por lo cual el “negocio” resultaba muy rentable para los delincuentes.


Según la Policía, las bandas son “nómadas”, con el objetivo de evitar los controles, lo cual también indica que el negocio es muy rentable, ya que en las nuevas instalaciones hay que volver a construir toda la estructura. Se estima que, por mes, se dejaron de recaudar 25 millones de reales en impuestos sólo con la operación de la industria en la ciudad de Río Grande do Sul.


¿Qué hará Brasil?

Edson Vismona, presidente de la Foro Nacional contra la Piratería y la Ilegalidad del Brasil, manifestó a Folha que el precio del producto falsificado cuesta la mitad de lo que ingresa de manera legal. “Los fumadores, sobre todo los de bajos ingresos, se sienten atraídos por el producto más barato”, consideró.


Para la FNCP, es necesario atacar la oferta y la demanda, mantener el ataque policial frontal pero también desarrollar acciones para crear “rivales de mercado para los cigarrillos paraguayo”, disminuyendo los impuestos para el producto local, por ejemplo.


“Es un tema contaminado por debates ideológicos, no queremos aumentar el consumo de cigarrillos, sino aumentar la (tasa de) legalidad sobre el contrabando. No habría un aumento del consumo, sino una migración a lo legal, aumentando los ingresos fiscales del país”, sentenció para dicho medio de prensa.


Fuente: ABC Color.

21 visualizaciones