Niña de tres años murió de una hemorragia cerebral tras golpiza

Las verificaciones hechas al cuerpo de la nena de tres años asesinada a golpes por su padrastro en Repatriación, Caaguazú, determinaron que no sufrió abuso sexual y que la causa de muerte fue un golpe en la cabeza. “Era una niña violentada constantemente, sistemáticamente”, apuntó la fiscala del caso.

La autopsia realizada al cuerpo de la nena de tres años asesinada a golpes por su padrastro determinó que esta era víctima de constantes y sistemáticas agresiones. Según la conclusión del médico forense que realizó la verificación de los restos de la menor, esta falleció por un sangrado en el cerebro a causa de un fuerte golpe.


Norma Salinas, fiscala que lleva la causa, mencionó que también se encontraron varias heridas que corresponden a hechos de violencia sufridos con anterioridad al día de su muerte. “El informe final forense creemos que va a estar en un mes. El médico constató las heridas en varias partes del cuerpo y manifestó que era una niña violentada sistemáticamente”, señaló.


Dijo también que todos los elementos colectados en la vivienda en la que vivía la menor, aparentemente, fueron utilizadas para golpearla. “Entendemos que casi todo lo que encontramos fue utilizado: la varilla, la manguera, el palo y la goma también fue utilizada”, citó.


Igualmente, apuntó que la niña tiene vestigios de haber sido arrastrada y recalcó que de haber sido asistida a tiempo es probable que se salvara su vida.


Algunas heridas tienen más de seis meses.

La fiscala comentó que, conforme al informe del doctor Pablo Lemir, la niña presentaba heridas y hematomas de al menos seis meses. Además, se tomaron muestras de ADN y otros para ser analizadas por los patólogos.


“Rastros de una secuencia de maltratos físicos y violencia física constante”, acotó.


Mamá y padrastro ya en el cárcel.

Cabe recordar que por la muerte de la menor de tres años, quedaron detenidos Ronny Saúl Duarte (24) y Dora Figueredo Diarte (24), padrastro y mamá de la víctima.


El primero está imputado por homicidio doloso con agravantes por la condición de indefensión de la víctima, por ser uno de los encargados de su cuidado y porque al parecer “sintió placer” con la tortura mientras que la mujer fue procesada en carácter de cómplice y por no denunciar los hechos de violencia a la que era sometida la ahora fallecida.


Ambos imputados ya cumplen prisión preventiva en la cárcel de Coronel Oviedo. Tanto el padrastro como la madre fueron recibidos a gritos e insultos por los reos donde fueron destinados respectivamente.


Fuente: ABC Color.

57 visualizaciones