Rusia invade Ucrania

Tropas rusas entran en el país desde varios puntos y se encuentran a pocos kilómetros de Kiev, después de iniciar de madrugada ataques aéreos contra puestos militares y aeródromos.

Europa está asistiendo a su mayor conflicto bélico desde el final de la Segunda Guerra Mundial. En un día negro para el Viejo Continente, tal y como lo han calificado líderes europeos, el presidente ruso Vladimir Putin ha iniciado un ataque a gran escala sobre Ucrania, en el comienzo de una guerra en Europa cuyo alcance es aún incierto. La invasión ya es un hecho.


En una ofensiva que comenzó de madrugada, las tropas rusas ya han cruzado el punto fronterizo de Vilcha, en la región de Kiev y a apenas 50 kilómetros de la capital: "Las tropas rusas violaron la frontera estatal. El equipamiento bélico del enemigo cruzó por el punto fronterizo de Vilcha", informó la entidad, según la cual el ejército ucraniano plantó batalla a las fuerzas rusas. Unidades de blindados, por su parte, han entrado antes en Ucrania desde la anexionada Crimea, y varios medios informan de movimientos de tropas en los alrededores de Jarkóv, ciudad de 1,4 millones de habitantes. Kiev también informa de unidades anfibias desembarcando desde el Mar Negro y el Mar de Azov.


De madrugada Rusia inició las hostilidades con bombardeos aéreos, ataques con misiles y fuego de artillería desde varios frentes, con el objetivo debilitar las defensas. Horas después Kiev ha informado del ataque terrestre.

Pese a estar dentro de los cálculos de las agencias de inteligencia occidentales, que llevan semanas avisando de los planes rusos, las hostilidades ha provocado un terremoto político y económico. Los mercados financieros viven una sesión de fuertes caídas bursátiles, del orden del 4%. El precio del gas se ha disparado hasta un 41% entre temores a una falta de suministro y el petróleo ha superado los 100 dólares. Europa, mientras prepara fuertes sanciones contra Moscú, que por parte tampoco ha interrumpido los flujos de gas. Ucrania ha cancelado sus operaciones de divisas, mientras la Bolsa rusa se desploma más del 40%.

Invasión a gran escala.

El Gobierno ucraniano habla de una invasión a gran escala y ha declarado la ley marcial, mientras miles de ciudadanos intentan huir de Kiev. "Rusia ha atacado de forma traicionera, como hizo Alemania en la Segunda Guerra Mundial", ha declarado el primer ministro, Volodimir Zelenski. La ofensiva rusa comprende fuerzas de tierra, mar y aire. El Ejecutivo ha resaltado su intención de resistir y asegura estar entregando armas a la población que quiera contribuir a la defensa.

Putin, por su parte, justificó el ataque en un virulento discurso previo a los primeros bombardeos: "Las repúblicas populares de Donbass se acercaron a Rusia con una solicitud de ayuda. En relación con esto (...) tomé la decisión de realizar una operación militar especial. Su objetivo es proteger a las personas que son objeto de abusos, genocidio del régimen de Kiev durante ocho años, y para ello buscaremos desmilitarizar y desnazificar Ucrania y llevar ante la justicia a quienes cometieron numerosos crímenes sangrientos contra personas pacíficas, incluidos nacionales rusos", dijo Putin en un discurso televisivo.


El líder ruso repitió su posición de que la expansión de la OTAN para incluir a Ucrania era inaceptable. En el Consejo de Seguridad de la ONU, Estados Unidos dijo poco antes del anuncio de Putin que una invasión era inminente. El Consejo del Atlántico Norte va a celebrar esta mañana una reunión de "emergencia" a nivel de embajadores de los países miembros de la Alianza para abordar la situación en Ucrania, informó a Efe una portavoz de la OTAN.


La respuesta de Estados Unidos no se hizo esperar y el presidente norteamericano Joe Biden ha asegurado que se coordinará de inmediato con los aliados de la OTAN para garantizar una fuerza, unida en respuesta a las acciones de Rusia. Biden acusó al líder ruso, Vladímir Putin, de lanzar un ataque "no provocado e injustificado" contra Ucrania y de apostar por una "guerra premeditada" que provocará pérdidas "catastróficas".


Reacciones políticas.

Además de la inmediata reacción del presidente estadounidense, los embajadores occidentales en el Comité de Seguridad de la ONU, han condenado el inicio de las hostilidades bélicas por parte de Putin y han exigido "la retirada de las tropas para evitar una escalada del conflicto y un baño de sangre en Ucrania del que el único responsable será Putin". Por su parte, Rusia justificó en el Consejo de Seguridad de la ONU su decisión de intervenir en Ucrania por las supuestas "provocaciones" de Kiev y la situación de la población del Donbás y subrayó que no busca una "ocupación" del país vecino.


El embajador ruso ante Naciones Unidas, Vasili Nebenzia, recalcó que el objetivo de esta "operación especial" es "proteger a las personas que desde hace ocho años llevan sufriendo un genocidio por parte del régimen de Kiev" y "desmilitarizar" Ucrania. Nebenzia habló durante una reunión de urgencia del Consejo de Seguridad que se celebró mientras en Moscú el presidente ruso, Vladímir Putin, anunciaba el inicio de la intervención militar.


En paralelo, el ministro de relaciones exteriores de Ucrania, aseguró en un tuit que Rusia ha lanzado una invasión a gran escala de Ucrania y está atacando ciudades. “Putin acaba de lanzar una invasión a gran escala de Ucrania. Las ciudades ucranianas pacíficas están bajo ataque”, dijo Kuleba."Esta es una guerra de agresión. Ucrania se defenderá y ganará. El mundo puede y debe detener a Putin. El momento de actuar es ahora.

De inmediato, la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) informó este jueves de que clasifica a Ucrania como zona de conflicto activo, ya que su espacio aéreo e infraestructuras se ven afectados por hostilidades que suponen un riesgo para la seguridad de la aviación civil. En un comunicado remitido por la organización, con sede en Alemania, la EASA indicó a las aerolíneas que Ucrania es ahora zona de conflicto activo y que existe un riesgo "de que los aviones civiles sean blanco deliberado o sean identificados erróneamente".


El espacio aéreo de Ucrania y sus infraestructuras más importantes, como los aeropuertos, están sometidos a la influencia de operaciones militares, lo que crea riesgos para la seguridad de la aviación civil," agregó la Agencia. "La presencia y posible uso de una amplia gama de armamento aéreo 2y terrestre supone un alto riesgo para los vuelos civiles a toda altitud," concluyó la EASA, que destacó que la situación es "fluida" y puede cambiar rápidamente.


Fuente: 5D.

60 visualizaciones